Inicio

El nacimiento de la Asociación está estrechamente relacionado con el descubrimiento del yacimiento de Tedeja, en el lugar llamado el Pico del Molino.

Corría el año de 1988. Por aquel entonces el arqueólogo territorial de la Junta de Castilla y León era D. José David Sacristán de Lama, quien sugirió la idea de una asociación como respaldo de la petición de ayuda a la Junta para llevar a cabo tareas de limpieza y desbroce. Y así, el 27 de septiembre de 1988 nació, con once socios, la Asociación socio-cultural Tedeja.

Una vez constituida, lo primero que se hizo fue traer unos barracones, bien preparados, que estaban en Frías, que sirvieran de apoyo para los campos de trabajo que pretendíamos crear. No fue una tarea fácil conseguir la autorización para estos campos: se presentaron solicitudes los años 1989, 1990 y 1991 y no lo conseguimos entonces. Una y otra vez insistimos, y al fin, en 1992, nos concedieron permiso para la limpieza del recinto; permiso que fue reanudado el año siguiente. Por fin, en 1994 se consigue lo que de verdad queríamos: una excavación arqueológica. Los años sucesivos tendrán ya este calificativo.

Tuvimos la suerte de contar desde el principio con un arqueólogo, como quien dice, en nómina: Ignacio Ruiz Vélez, profesor en aquellos momentos en el Instituto de Medina, al que conocí por aficiones comunes, como la historia de la zona. Se le unió Ramón Bohigas Roldan, de Santander, también arqueólogo. Y ambos siguen con nosotros. También estuvo los primeros años, y hasta 2002, Ángel Lecanda, de Bilbao.

Los primeros años no se pudo hacer nada en el recinto del castillo, pero no por eso la Asociación estuvo inactiva. Recuperamos la fuente de Murera, muy próxima al castillo, e iniciamos los concursos literarios, uno para los pequeños y otro de ámbito nacional (En otro momento contaré la bronca que me echó Arturo Pérez Reverte porque le pusimos como jurado del concurso, por alguna confusión, sin haber dado su consentimiento.)

A finales de 1992 RENFE nos dio una gran alegría: la petición para utilizar la antigua casa de la estación para habilitarla como residencia para los estudiantes de arqueología que venían a trabajar nos fue concedida. Prácticamente cambiamos todo: fontanería, electricidad, baños, recuperamos ventanas, puertas, raseamos paredes, pintamos, escayola en los techos... Pero no nos lo hicieron: la mano de obra –un montón de horas– la pusimos nosotros, socios y amigos; los materiales, el Ayuntamiento de Trespaderne.

Hacer un resumen de todo lo que se ha hecho es difícil. Muchos de vosotros lo conocéis bien. Para el que quiera profundizar en las distintas actividades culturales, desde las conferencias hasta otros proyectos que desde Tedeja han surgido, no tiene más que entrar en los distintos apartados que esta pagina tiene. Algunos de los más interesantes son: el Centro de Interpretación Arqueológico La Horadada, La Ruta del Emperador, o los que están pendientes, como La Vía Verde (Santander-Valencia).

Hemos colaborado con distintas Asociaciones en el proceso de potenciar la comarca de Las Merindades, la protección del patrimonio y el turismo. Nos da mucho miedo lo que vemos y olemos: unos ríos contaminados (sin tener industria) por falta de una aplicación eficiente de las depuradoras existentes, o unos molinos de viento, seguramente muy perniciosos para el turismo y para nuestros “veraneantes”. Hay más cosas, pero la Asociación Tedeja no puede estar en todo.

Con motivo de la nuestra presencia en los aires, gracias a los innumerables amigos de la Asociación, a las empresas que aportan su granito de arena, a las instituciones por el apoyo recibido y, especialmente, al Ayuntamiento de Trespaderne. Acabo dando gracias a los socios. A aquellos que habéis aguantado tantos años al pie del cañón con vuestro aliento y contribuciones, y a los que una y otra vez pedimos ayuda sin contraprestación alguna. Esperamos de todos vosotros, socios y amigos, vuestras sugerencias, ahora que la comunicación va a ser más fácil. Este proyecto sigue adelante por una ilusión: la de servir a nuestra villa y a nuestra comarca. Hay que mantenerla viva.

Roberto Fernández Ruiz (Presidente)

Inicio