Anterior Inicio Arriba

29 DE SEPTIEMBRE DE 2004

MERINDADES

Diario de Burgos

Las excavación en Tobalina  descubren una nueva torre defensiva de origen romano

El director de los trabajos califica el yacimiento de Pajares como «la excavación altomedieval más interesante de la provincia»

La torre de Pajares pertenece a la misma línea de defensa que la fortaleza de Tedeja en Trespaderne, utilizada para frenar a vascones y cántabros.

 

A.C. I PAJARES

La primera etapa de la Edad Media está llena de «intuiciones y su posiciones», como ayer explicó Ángel Palomino, director de las excavaciones arqueológicas promovidas por el Ayuntamiento del Valle de Tobalina con el apoyo económico de Nuclenor. Sin embargo, los hallazgos que este verano se han realizado en la Peña del Mazo, a los pies de la Sierra de Árcena, arrojarán mucha luz sobre este momento histórico. El más antiguo se remonta al siglo VI y se trata de una torre de defensa romana, que como la de Tedeja en Trespaderne servía de freno a las incursiones de los vascones y los cántabros en el norte de Burgos.

Palomino destacó ayer la importancia de su hallazgo, porque confirma «una línea defensiva)) trazada estratégicamente por los romanos. No obstante, este primer asentamiento dio lugar a que la presencia humana permaneciera hasta el siglo X. Durante ese tiempo se construyeron dos iglesias, una más antigua excavada en roca y otra con muros de mampostería, que aún se conservan. En su interior aparecen un altar clarifica y otros elementos. Junto a estas dos iglesias superpuestas, alrededor de 80 tumbas excavadas en roca y de lajas muestran de nuevo la presencia humana en este entorno de difícil acceso.

OTROS YACIMIENTOS. En quince días concluirán las excavaciones en la Peña del Mazo, pero continuarán en el eremitorio del Pópilo y en la ermita de San Roque y San Felices, ya en Herrán. El próximo año se excavará el monasterio de San Martín de Ferrán y la necrópolis de Quintanamaría

 para después consolidar y señalizar los cinco yacimientos que podrán ser visitados por los turistas. Además de empaparse de la historia de la comarca, disfrutarán de unas extraordinarias vistas panorámicas.

Tres cráneos alineados introducidos en la roca y con la particularidad de que carecen del cuerpo y están colocados boca abajo representan uno de los hallazgos más significativos del equipo de arqueólogos de la empresa Aratikos en la Peña del Mazo ha sido. Aún quedan por delante muchos estudios por hacer, pero Angel Palomino avanzó ayer ante el alcalde del Valle de Tobalina, Rafael González, el representante de Nuclenor, Elías Fernández, y los alcaldes de Pajares y Herrán, que estos restos datados en el siglo IX pueden ser parte de un ritual indígena de origen céltico que convivió con el cristianismo en sus primeros siglos.

Anterior Inicio Arriba