Anterior Inicio Arriba Siguiente

MIERCOLES, 8 DE DICIEMBRE DE 1999

MERINDADES

Diario Burgos 

Con su labor, la Junta valorará el impacto que las voladuras pueden tener en los restos

Un equipo de expertos busca indicios romanos en la torre medieval excavada en Peña Partida

Los conductores que durante este puente hayan circulado por la N-232, a la altura de La Horadada se están encontrando parones de varios minutos. Su origen se encuentra en lo alto de Peña Partida, donde un equipo de cuatro profesionales excava la torre medieval hallada hace meses en busca

de la mayor información posible y, sobre todo, de indicios que verifiquen su posible origen romano. Con los datos recabados, la Junta adoptará una decisión para que las voladuras previstas en las obras tengan el menor efecto posible sobre los restos.

Una grúa sirve a los expertos para subir a la torre y efectuar las labores de excavación.

TRESPADERNE/A.C.­ El equipo que dirige el arqueólogo e historiador, José Angel Lecanda, ha trabajado durante los cinco días del puente sin descanso en busca de toda la información arqueológica que pueda aportar la torre medieval que corona Peña Partida. Entre sus dos muros, los expertos han hallado cerámicas romanas que invitan a pensar: en un origen de esta etapa histórica, aunque, de momento, los trabajos han servido para «comprobar que su cronología se sitúa entre los siglos V y X», explica Lecanda.

Su objetivo radica en recabar toda la información posible sobre unos restos, «donde no se conservan elementos significativos, pero sí se esconde un gran volumen de información histórica», aclara el director de las excavaciones. Por ello, este equipo efectuará un informe que servirá a la .Junta para dar luz verde a las voladuras previstas en las obras de la Nacional 232 o que indicará algún tipo de modificación en los trabajos de la constructora, siempre con la intención de dañar lo menos posible el yacimiento.

Las voladuras previstas no afectan de forma directa a los restos hallados,pero la onda expansiva de los explosivos puede generar alguna pérdida, difícil de detectar con antelación. En ningún caso, los trabajos afectarán a los restos descubiertos a pocos metros en el bautizado como Vallejo de Santillán y que bordea la carretera. En este enclave donde se pueden observar sarcófagos y los muros de edificaciones civiles y, religiosas, el arqueólogo José Angel Lecanda tiene un gran interés por realizar una segunda tanda de trabajos.

Cuatro personas efectúan los trabajos en Peña Partida.

 

Con ellos se podría profundizar en las excavaciones y ampliar la superficie de los yacimientos, de modo que las interpretaciones históricas sobre lo encontrado «tendrían mayor rigor científico», señala Lecanda Esteban, quien estudia la relación de estos restos con los del castillo de Tedeja, la iglesia paleocristiana de Santa María de Mijangos o los de la cercana Cillaperlata.

El yacimiento del Valle de Santillán, también situado entre los siglos V y X, obligó a la UTE constructora de la carretera a modificar su idea inicial de realizar un túnel que iba a eliminar toda la tierra, donde aparecieron los restos, considerados por Lecanda como «más valioso del norte de Burgos».

Anterior Inicio Arriba Siguiente